Maternidad


Voy a empezar con un primer post en el que hablaré sobre algo que me llama enormemente la atención.

Hace 29 meses (más o menos) me quedé embarazada.

Era algo totalmente meditado, pensado, decidido, acordado y llevado a cabo.

Nada más quedarme embarazada empecé, junto a mi pareja, a pensar en cuál sería el mejor momento para comunicárselo a la familia y amigos.

Ardíamos en deseo de contarlo y pregonarlo a los cuatros vientos, pero vivimos en una sociedad en la que es mejor esperar “por si luego sale mal”.

Nosotros decidimos no esperar, simplemente porque pensamos que la alegría que sentíamos la teníamos que compartir. Teníamos muy claro que si finalmente no salía adelante era porque no tenía que salir y que si ocurría debíamos contarlo con la mayor naturalidad y asumiéndolo.

Finalmente salió bien, por suerte y ese gusto de contarlo no nos la ha quitado nadie.

Desde el momento en que empezamos a contar que íbamos a ser padres nos dimos cuenta de dos cosas: primero, la gente está deseando que los demás tengan hijos animándote a que vayas a por el segundo casi cuando todavía no ha nacido el primero y segundo, a muchas personas les encanta meter miedo y hablarte de la maternidad como una época de sufrimiento, dolor, angustia, cansancio, vamos, como algo malo. Nos avisaron de que ahora nuestra vida iba a cambiar de verdad, de que ya no saldríamos, de que se nos acabaron las vacaciones por una temporada, de que se acabo el descansar por las noches, vamos,un sin fin de catastróficas desdichas juntas.

La realidad, según la vivíamos y según hemos sentido, ha sido muy diferente. Por supuesto que tu vida cambia, pero cambia para mejor, pero no un mejor cualquiera, cambia al mejor mejor que jamas pudieras imaginar.

Nosotros hemos adaptado nuestra vida a la personita que ahora está con nosotros. Si salimos a cenar o a comer buscamos sitios más tranquilos, seguimos haciendo nuestras rutinas de salidas, (hace tiempo que no salíamos por las noches) y si ha hecho falta ir a algún acto, hemos ido con nuestra peque (conciertos, teatros, excursiones, visitas turísticas). Hemos dormido estupendamente bien desde la tercera noche (la primera por ser la primera y la segunda por ser la primera sólos asustan un poco), para ello sólo hemos tenido que compartir habitación con nuestra hija, hemos cubierto sus necesidades desde el momento demandado, anteponiendo sus necesidades a las nuestras.

El primer verano de padres nos fuimos de vacaciones, por ser la primera vez, nos fuimos a un hotel, pero este segundo verano nos hemos ido de camping y nuestra hija ha sido la que más ha disfrutado.

Hay una cosa que no nos avisaron y es cuanto se puede querer a un bebé, a un persona nueva en tu vida, tanto, que a veces te dan ganas de llorar y te apetece gritarlo a los cuatros vientos para que todo el mundo sepa de ese amor infinito que sientes por ella.

Creo que la gente piensa demasiado en las cosas negativas (que yo no he visto ninguna por ahora, bueno si, que llevo meses sin dormir del tirón, pero mis 8 ó 9 horas no me las quita nadie, aunque me despierte un par de veces para ver cómo va la nena) y por ello no disfruta de los momentos únicos, pasajeros, entrañables y preciosos que te dan tus hijos.

Elena Zapatitos

Anuncios

Acerca de ladeloszapatitosrojos

Mamá de Martina, pareja de JP e intérprete de lengua de signos española.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s